Gobierno del presidente Nicolás Maduro sigue arremetida en contra de Colombia

El gobierno del presidente Nicolás Maduro de Venezuela continúa con su arremetida contra el gobierno del presidente Juan Manuel Santos de Colombia. Quizás como una manera de desviar la atención de problemas mucho más urgentes para su país, el presidente venezolano y los más altos funcionarios de su gobierno no han hecho sino agrandar una situación que no debería dar para tanto.

Recordamos que desde el gobierno venezolano se ha levantado una voz de protesta en contra de la visita a Colombia del que fuere el candidato de la oposición, Henrique Capriles, en las pasadas elecciones presidenciales. Para el presidente Nicolás Maduro, el haber recibido a tan punzante personaje para su gobierno es como una “puñalada por la espalda a Venezuela”.

A partir de esta visita de Capriles, el presidente Nicolás Maduro volvió a utilizar la estrategia de su antecesor de los ataques a través de medios de comunicación, de desconocer las vías diplomáticas para resolver las diferencias entre los países, lanzar amenazas y comenzar a hablar de conspiraciones.

Según el presidente venezolano, desde Colombia se viene gestando un movimiento para desestabilizar el actual gobierno y derrocarlo. De igual manera, se estarían realizando planes para asesinar a Diosdado Cabello, presidente del Parlamento de Venezuela y quien es, para muchos analistas, quien realmente lleva las riendas del poder en ese país.

El gobierno colombiano ha decidido no responder públicamente a las acusaciones del gobierno venezolano ni de reaccionar de manera tan exacerbada como su similar, sin embargo, si ha iniciado los contactos por la vía diplomática ya que cree firmemente que es a través de esta vía y no a través de los medios de comunicación, que se tratan las diferencias entre los gobiernos.

Lo que no se entiende es el porqué de la reacción tan airada del oficialismo venezolano por haber recibido en nuestro país a un representante de la oposición en Venezuela. En anteriores ocasiones, el gobierno del ex presidente Chávez sostenía reuniones con reconocidos líderes de la oposición en Colombia (Piedad Córdoba por ejemplo) y de dichas reuniones salieron cosas positivas como la liberación de varios secuestrados.

Hubiera sido de paranoicos pensar que la ex senadora estaba fraguando un plan de desestabilización del gobierno en Colombia o que Venezuela le había dado una “puñalada a Colombia por la espalda” simplemente por haber recibido a un líder de la oposición. Teniendo en cuenta la muy discutida y hablada situación en Venezuela, lo más lógico es pensar que lo de Nicolás Maduro no son más que bombas de humo para tapar otros problemas y desviar la atención.

0
Comentar Esta Noticia
Publicado en Internacional, Opinión | Etiquetado ,

Terminos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *